Sobre el Hombre Topo

SOBRE EL HOMBRE TOPO:

Somos un grupo de producción literario e intelectual definido por su obsesión por la crítica cultural, la escritura, el cine, la filosofía y la traducción. Esperamos difundir ideas, textos, traducciones, fragmentos inteligentes de una luz no tan lejana.
Escriben en esta revista: Franco Bordino, Matías Rano, Gustavo Roumec, Tiépolo Fierro Leyton, Juan M. Dardón, Tomás Manuel Fábrega y Xabier Usabiaga.

jueves, 7 de marzo de 2013

INSPIRACIÓN DILUVIAL


"Eso que ha podido pasar en 1961, no pasará ya en 1962". J. P.

Dejé la ventana abierta anoche,
con tormenta.
Cuando subí a mi pieza
vi la cama llovida
pregunté por qué carajo la abandoné.
No soy
el alto iniciado de las rosas que creí ayer.
Hace un par de días que no como,
y estoy pensando en morir.
Ya no me encuentro
en las cenizas de los aviones,
me equivoco
entre los árboles del caucho.
Ese puto verso de Prevert.
Atrás oigo la Salsa Céltica.
Quiero negarme, hermano,
irme ceniza,
hacerme caucho,
crecer a la sombra lenta,
hermano,
salvame, no me llames,
dejame solo, ella me signó con un beso,
cómo se arranca una palabra de sus pechos contra el mío,
hermano,
no me llames, el teléfono no va a entrar en la muerte,
voy a morir tranquilo,
sin ella, con mucho petróleo encima,
sin ron, con esos jodidos versos de Prevert reventándome el vaso,
el mentón descubierto para el nockeo,
la sonrisa esgrimida en la rumba,
un pivote,
la cama llovida, llovida,
la dejé, no pude,
ese avión lleno de cubanos muertos,
esa cosa en la cama que entró con la lluvia:
una ostra de jacarandá.

Juan M. Dardón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada