Sobre el Hombre Topo

SOBRE EL HOMBRE TOPO:

Somos un grupo de producción literario e intelectual definido por su obsesión por la crítica cultural, la escritura, el cine, la filosofía y la traducción. Esperamos difundir ideas, textos, traducciones, fragmentos inteligentes de una luz no tan lejana.
Escriben en esta revista: Franco Bordino, Matías Rano, Gustavo Roumec, Tiépolo Fierro Leyton, Juan M. Dardón, Tomás Manuel Fábrega y Xabier Usabiaga.

lunes, 22 de agosto de 2016

BALACERA DE TARDENOCHE

Por Tomás Manuel Fábrega

Allá, por allá,
cuando y donde todo era comunidad
y el flujo del tiempo se hacía de las manos
como apretándose,                      con y sin fuerza,
ensanchando las individualidades a costa del reproche más energúmeno
o la desidia más acabada

allá
se gestaba una tarde lacustre
mientras merodeaban por los cielos y por todos los infinitos
nuestras amistades imaginadas
nuestras derrotas traicionadas,
traicionadas tan solo como mal traiciona el hombre a la primera edad

Cuán natural parecía el optimismo
cuando la tarde era grande,
tan grande y tan ancha
como la felicidad de aprender palabras nuevas

pero la tarde
como los pueblos y como todas las mujeres
continúa, continúa y avanza
sin más que con una tropa de alientos
cargada de impulsos
de voluntades más voluntades
sin poder evitar jamás el desbaratamiento de lo otro
ese otro arrasador de furias y lamentos

mientras que estrangulando un corazón
corre de prisa un alma irreventeralizada
cuya rabia acumulada era todo lo que fue
la transversal desgracia de una patria

antes de eso,
antes de la rabia                                                               
un caos enorme con aspecto y tono de catástrofe
se hizo multiplicar en las multitudes propias y alucinadas

la rabia
no como roja ni como negra
la rabia como rabia,
alta, de millones
torpe pero fuerte como fueron las pedradas de la gente

romper, romper, romper
romper y despedazar
como mandamiento primero
como cláusula única para obrar en consecuencia
como contrato social para proyectar nuevos paisajes
como vida muerta que recobra su poder totalizante
como ráfaga que carcome como penetra dura,           y mata

decían los ríos que sin ruptura no hay novedad,
la novedad de hacer y aparecer,
crear en las sombras el tinte que da el color
para arrasar irrumpiendo las alegrías

Allá, allá, mucho más allá
mientras los tontos estrangulan
y los idiotas chillan,
en los recuerdos veo sino sonar
los cánticos de balas contra balas 

cuando la tarde trataba de jugar en el parque con las amigas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada